Anuario de Estudios Medievales, Vol 37, No 1 (2007)

“Por la quoal cosa es dapnado”. Suicidio y muerte accidental en la Navarra bajomedieval


https://doi.org/10.3989/aem.2007.v37.i1.33

Julia Baldó Alcoz
Universidad de Navarra, España

Resumen


El suicidio fue considerado a lo largo de la Edad Media como un homicidio debido a que incurría en el más grave de los pecados: la privación de la propia vida creada por Dios. Por ello estaba sujeto a una serie de castigos inflingidos por su misma comunidad de vecinos así como a penalizaciones legales, entre las que destacaban el embargo de sus bienes, la prohibición de cristiana sepultura y el ajusticiamiento del cadáver. Sin embargo, existieron algunos atenuantes, como la locura, que beneficiaron a los suicidas y minimizaron las penas aplicadas. No obstante, la doctrina eclesiástica, a diferencia del planteamiento de las autoridades civiles, manifestó el afán y la necesidad de evitar los castigos infamantes y optó por la prevención a través de la vía catequética y el perdón de los supervivientes. En Navarra, las actuaciones legales se centraron en el marco civil, por ser el suicidio una traición directa al rey y a la Corona, mientras que la jerarquía religiosa se mantuvo al margen de estos asuntos.


Palabras clave


Suicidio;Muerte accidental;Castigos;Sanciones;Legislación civil;Legislación eclesiástica;Edad Media;Navarra

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2007 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista aem@imf.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es